Qué es un aval bancario y cómo funciona

por | Feb 8, 2021

Por fin has decidido que vas a irte a vivir de alquiler o vas a realizar esa obra en casa que llevas tiempo deseando hacer. 

Has pensado que para asumir los costes vas a pedir un aval bancario y te has dado cuenta de que no sabes por dónde empezar.

Antes de ir a tu banco y pedir este aval, es importante que sepas en qué consiste y cómo pedirlo.

Qué es un aval bancario

 

Empecemos por el principio, ¿qué es un aval bancario?

 

  • Un aval bancario es una operación por la cual una entidad bancaria o financiera se compromete a cubrir una obligación económica de un avalado (cliente) ante un beneficiario, en caso de que este no pueda hacerse cargo. 

Hay tres tipos de avales bancarios: 

?? Económicos 

Aquellos avales en los que el banco o la entidad se compromete a responder por el avalado en caso de un impago, como por ejemplo a la hora de alquilar una vivienda.

?? Técnicos

 Son aquellos en los que el banco responde por su cliente en situaciones diferentes a un impago, como por ejemplo ante organismos públicos o concursos y licitaciones.

?? Financieros

 Es aquel en el que el banco o entidad se compromete a responder ante el pago de un instrumento financiero, como puede ser el pagarés. 

Tienes claro qué es, ¿verdad? Ahora, ¿sabes cómo funciona? 

 

Pedir préstamo hasta 5000€

¿Cómo funciona el aval bancario?

Es similar a un aval habitual, donde una persona avala a otra, pero en este caso es la entidad bancaria o financiera la que actúa como aval.

Su funcionamiento es simple. Tú contratas el aval por si se da el caso en el que no puedas hacerte cargo de tu obligación y el banco se encargará de tu incumplimiento económico. 

En este caso, el damnificado, la persona beneficiaria de tu acuerdo, podrá reclamar de forma directa al banco, puesto que tiene solvencia económica para afrontar el pago.

Esta operación no es un seguro como tal. Porque si, al final, el banco o entidad financiera acaba por hacerse cargo de tu obligación financiera después irá contra ti para pagar la obligación que tuviste y de la que se hizo cargo.

Salvo el caso en el que te declares en estado de insolvencia.

La duración de la garantía. Esta se estipula según lo pactado entre las partes, la entidad y el avalado, y puede ser definido o indefinido.

En el aval definido tiene una fecha de inicio y otra de fin, no puede extenderse más allá de ese plazo. En el indefinido se trata de un acuerdo que se mantiene hasta que la obligación económica que lo originó finalice. 
Ya conoces el término aval bancario y cómo funciona, ¿cómo lo puedes pedir?

 

Cómo pedir un aval bancario

A la hora de pedir un aval bancario debes tener en cuenta algunos aspectos que son imprescindibles para poder obtenerlo.

Además de negociar las condiciones del aval con tu banco, deberás contar con estos condicionantes: 

  • Formalización de una Póliza de Cobertura de Garantía Bancaria.

Se trata de un documento que se debe legalizar ante notario con el objetivo de regular la relación entre la entidad y el cliente que se derivan del aval prestado: comisiones, intereses y gastos, entre otras cosas.

Si se solicita más de un aval o garantía, debe hacerse con una Póliza de Cobertura para Límite de Garantías Bancarias. 

  • Revisión de tu capacidad económica.

Como en cualquier operación económica que suponga un riesgo para el banco o la entidad financiera, esta revisará tu capacidad económica y tu solvencia para aceptar si decide avalar o no.

Estos datos serán clave para concretar el precio del aval.

  • Ingreso económico en el banco.

Es posible que el banco, ante una operación de riesgo como el aval, te solicite que ingreses una cantidad económica.

Este dinero queda inmovilizado con el objetivo de amortizarlo y obtener un beneficio en el caso de un incumplimiento por parte del cliente.

Además de tener en cuenta estos requisitos para poder pedir y formalizar el aval bancario, debes tener en cuenta el precio a pagar al que tendrás que hacer frente.

  • Comisiones.

El valor de estas comisiones suele estar entre el 0,5% y el 1,5% del aval e incluyen la apertura, estudio y riesgo de la garantía.

La más importante es la de riesgo, que se abona cada 3 meses durante la vigencia de la garantía. La cantidad dependerá de ciertos factores como el plazo o el tipo de aval solicitado.

  • Gastos.

Son gastos relacionados con la formalización del aval y de la operación económica aunque ajenas al banco y la entidad financiera.

Esta definición y características sobre un aval bancario te ayudarán a decidir si te conviene solicitarlo.

Pide tu Préstamo

Sólo tardarás unos minutos

Post Relacionados: